La butaca DOVER atrae miradas de admiración como si se tratara de un imán. 

Un fenómeno que se explica por muchas razones. Una de ellas es su diseño excepcional y extremadamente armonioso garantizado por un alto nivel de confort que le proporciona su respaldo que hace inconfundible experiencia general que es el diseño de esta butaca.